Acción Social

LO QUE HACEMOS

Un proyecto para recuperar la confianza y la dignidad

Un proyecto para recuperar la confianza y la dignidad

El proyecto del área de Acción Social de la Fundación tiene como prioridad prestar asistencia integral a niños y adolescentes privados de ambiente familiar y con carencias afectivas y sociales. El programa abarca todas las áreas de evolución vital (la salud, la educación, la relación social, el afecto, las capacidades, etc.) y su objetivo es devolver a los niños la confianza en sí mismos y restaurar su dignidad, que son cualidades fundamentales para el desarrollo de la condición humana.

El eje del proyecto son los centros residenciales, que acogen a niños de hasta dieciocho años procedentes de los servicios sociales de la red pública. En ellos, cada niño recibe una atención integral e individualizada, adaptada a sus circunstancias concretas.

La Fundación cuenta con tres pisos residencias para atender a menores tutelados, que proceden del Instituto Madrileño de la Familia y del Menor de la Comunidad de Madrid. Además, gestiona pisos de integración para mayores de 18 años extutelados que continúan con estudios de formación profesional de segundo grado o universitaria. En la actualidad 10 extutelados se benefician del programa de becas para mayores de 18 años con las que siguen estudiando.

En los catorce años de duración del programa, más de 440 menores han pasado por los centros de acogida. La mayoría de ellos se ha integrado de forma positiva en la sociedad.

Atención al colectivo más vulnerable

Los niños sintetizan el difícil y complejo desarrollo de la existencia humana. Son el colectivo más vulnerable de la sociedad porque desde que nacen requieren cuidados continuados para sobrevivir. Este principio de necesidad guía a la Fundación para procurar a los niños acogidos los siguientes servicios asistenciales:

1. Atención médica.
2. Atención psiquiátrica y psicológica
3. Alimentación adecuada.
4. Afecto reparador.
5. Cultura.
6. Formación adaptada a las posibilidades de cada uno.
7. Apego.
8. Plan de futuro profesional.
9. Plan laboral.
10. Integración como personas autosuficientes y positivas para la sociedad.

Los hogares, referentes de estabilidad

Los centros de acogida, a los que los niños llegan por mediación de la Comisión de Tutela del Menor de la Comunidad de Madrid, tienen una estructura institucional y laboral muy sólida y lo más estable posible. El propósito es acompañar su proceso evolutivo y que la atención continua les permita crear vínculos firmes y un sentimiento de pertenencia que repare la sensación de abandono crónico que genera la ausencia de familia biológica.

Los hogares funcionan con dos modelos diferentes. Uno de ellos está dirigido por matrimonios con o sin hijos, que viven en la casa y se organizan como una familia en la que se integran los acogidos. El segundo modelo está atendido por educadores que se turnan cada ocho horas. En ambos casos se procura que el sistema sea estable para evitar el cambio de referentes en los niños.

Entornos desestructurados

Los niños acogidos por la Fundación proceden de entornos sociales y familiares desestructurados, lo cual deja en ellos secuelas sociales, culturales, psicológicas y mentales. Sus necesidades son muchas y muy grandes, especialmente en el colectivo con discapacidad mental. Detrás de una persona con discapacidad mental hay casi siempre una gran carencia de recursos sociales y un entorno desgastado por tener que hacer frente a una situación difícil y vergonzante. La Fundación considera que es necesario sensibilizar sobre el estigma que produce la enfermedad mental y el efecto devastador que genera en su entorno inmediato.

En estas circunstancias, la trayectoria vital de los niños acogidos les ofrece pocas posibilidades de retorno familiar, mientras la adopción es un recurso lejano. Por ello, el hogar constituye la única referencia de su evolución intelectual, física y psicológica. En definitiva, es el núcleo configurador de la seguridad afectiva y social necesaria para el desarrollo humano y facilita que los chicos se recuperen del desgaste existencial de vivir en situaciones adversas.

Plan integral de recuperación

El primer objetivo del programa de trabajo de la Fundación es estabilizar a los niños en niveles óptimos de salud, enseñanza, hábitos higiénicos y de convivencia, interés cultural y habilidades sociales. Para ello, se clarifica el conflicto familiar, se identifican las fortalezas y debilidades del menor y se diseña un plan integral de recuperación, en el que participan todas las personas y colectivos involucrados: padres, familia extensa, educadores, psicólogos, profesores y servicios sociales.

La Fundación también interviene con la familia de los niños acogidos, con el fin de ayudar a los padres a tener habilidades para la crianza, a aumentar su autoestima personal y a mejorar sus condiciones de vida.

Sin embargo, esta fase del programa de acción es compleja, porque las personas en situación marginal suelen desconfiar de los programas sociales, y la intervención solo se emprende cuando existe un nivel suficiente de confianza en la relación.

Una ventana de optimismo al futuro

Uno de los aspectos clave para la recuperación de los niños acogidos es el desarrollo del talento, la curiosidad y las ganas de saber. La Fundación trata de fomentar las capacidades individuales para que cada uno de ellos desarrolle su pleno potencial y encuentre su sitio en la sociedad. El desarrollo afectivo y cultural abre una ventana de optimismo para el futuro.

Ayuda psicológica

El Departamento de Psicología de la Fundación Alicia Koplowitz, creado en julio de 1997, atiende los problemas de desarrollo, cognitivos, conductuales y emocionales que aparecen en los niños que viven en sus hogares. Estas dificultades están relacionadas con las circunstancias de adversidad psicosocial en las que han sido criados y con las que siguen vinculados, y de la exposición a situaciones traumáticas. A estos problemas hay que añadir los derivados de la separación de sus familias.

El objetivo de la Fundación es que los hogares sean un instrumento estable, pero temporal, al servicio del niño, de forma que su estancia en ellos pueda servir de transición hacia una situación definitiva, como el retorno al hogar familiar, la integración en una nueva familia o la independencia. Para conseguirlo, el Departamento de Psicología trabaja en coordinación con la función educativa que se desarrolla en las casas de acogida. Se pretende con ello realizar un seguimiento integral y exhaustivo de los niños, y ofrecerles un servicio de atención de mayor calidad.

Además de las intervenciones clínicas que se hacen con los acogidos, el contacto diario con los educadores de los hogares permite profundizar en el conocimiento de los niños y transmitir de forma muy directa la información necesaria para abordar los múltiples desafíos que se producen en la convivencia de los hogares por los desajustes que presentan con frecuencia los niños.

El trabajo de coordinación se extiende también a la relación con las familias, con la Dirección General de la Familia y el Menor, con los servicios sociales, con los centros educativos, con los servicios de salud mental, etc.

La estancia en los hogares de algunos niños es muy larga y el apoyo psicológico garantiza un acompañamiento terapéutico durante todo este tiempo y a lo largo de todos los cambios que se van sucediendo en sus vidas. Además de los programas psicológicos y de los tratamientos médicos específicos que se emplean según la necesidad de cada menor, el psicólogo ayuda al niño a entender y asumir su situación y la de su familia.

De esta manera se complementa la tarea educativa y se dota a los niños de las herramientas psicológicas necesarias para afrontar su futura independencia en la vida adulta con unos recursos personales de los que carecieron sus progenitores. Se pretende con ello evitar la reincidencia en el círculo vicioso de la marginalidad.

El trabajo de ayuda psicológica en los hogares se realiza con el mayor rigor y con el apoyo de programas profesionales de probada solvencia.

en_GBEnglish (UK)
es_ESEspañol en_GBEnglish (UK)